"Atraída por el mundo sutil y en admiración profunda por la inteligencia y la sensibilidad de la vida animal en todas sus formas”…

 

Todo ello se quedó de lado en la edad en la que debemos entrar en el marco de la vida profesional para “ganarse la vida” en lugar de vivirla…

 

Tras una licencia en España en Filología Hispánica y 5 años en tanto que profesora de Universidad en Francia, mi cuerpo comenzó a enviarme señales que no escuché. Señales para decirme que ése no era mi camino…pero continué a no escuchar hasta que la enfermedad se presentó sin avisar. Al cabo de un año me recuperé y opté por un cambio de carrera radical: Responsable de equipo en una gran multinacional. De nuevo, me olvidé a mí misma y mi cuerpo empezó a manifestarse…y, de nuevo, le hice callar. Resultado, 10 años más tarde, la misma enfermedad tocó a la puerta.

 

Me di cuenta entonces de que era ya hora de escuchar a mi cuerpo…y darle la razón.

 

Como muchos de entre nosotros, siempre he tenido y amado profundamente los animales. Pero realmente me di cuenta del Amor Incondicional que nos tienen ese día en el que todo basculó para mí. Mis dos perros, Charly y Maya, me dieron absolutamente todo durante un periodo de mi vida en el que yo ya no tenía nada que dar o aportar, inmovilizada en mi cuerpo y en mi cabeza durante más de 6 meses.

 

De este Amor Incondicional nació una evidencia en mí. Mi camino, con 37 años, cambió de rumbo por completo: Decidí dedicar mi vida a los animales y a la causa animal.

En 2015, me afilié a una pequeña pero magnífica asociación, A Cloche Patte, fundada en 2011 en el departamento de Hérault (Francia) con la que hoy colaboro activamente en tanto que familia de acogida, gestionando rescates y siendo vice-presidenta.. Gracias a ese contacto directo con los animales, recuperé la sensibilidad y la intuición perdidas durante todos esos años. Y fue en ese momento en el que dirigí mis pasos hacia la Comunicación Animal…  

 

Durante dos años comuniqué con animales a cambio de una donación libre para la asociación. Los comentarios de los responsables de los animales y los resultados visibles tras las comunicaciones y los tratamientos me convencieron para hacer de esta pasión, mi profesión.

Asimismo, conocí a una persona maravillosa y extraordinaria que transformó mi vida, Laila del Monte. Desde principios de 2015 asisto a todos sus seminarios en España y en Francia (más de 160 horas de práctica en sus seminarios) y este camino no tiene fin, ya que sigo participando a estos cursos para reconectarme con ese lado sagrado de la comunicación que sólo Laila nos hace descubrir con tanto Amor y tanta Ética. Le tengo un profundo respeto, y su humildad me acompaña en cada una de mis comunicaciones con los animales.

En paralelo, comencé la formación con Esther Pertegal y Joaquim Marzo de Terapias Esenias y Egipcias según la tradición completa transmitida por Daniel Meurois y Marie Johanne Croteau (www.cheminessenien.com) que me permiten perfeccionar mi sensibilidad energética que me acompaña durante los tratamientos a los animales. Es una terapia energética y holística que propongo a las personas (y recomiendo encarecidamente a los responsables de los animales) para ayudarles a encontrar ese equilibrio físico y/o emocional deseado.

 

Para terminar, deseo dedicar este camino de vida, en mi opinión sagrado, a mi guía. Aquella que vino a ayudarme en mi primera comunicación con un animal desaparecido, aquella que guió mis pasos durante mi primer tratamiento y desde entonces siempre presente a mi lado. Un alma maravillosa llamada Uktumh

 

Gemma Olivares

Los seminarios de Laila del Monte no son de orden profesional Sus seminarios tienen como único objetivo hacernos descubrir la comunicación animal.

CHARLY

MAYA

​© Uktumh - Comunicación Animal

Siret (FR): 839 481 140 00011